La Terapia de Vapotherm® en Pacientes con COVID-19

Con la enfermedad de covid-19 propagándose en todo el mundo, los prestadores de servicios médicos que están en la primera línea de atención deben seleccionar las herramientas que les proporcionarán a ellos y a sus pacientes el apoyo que necesitan. A continuación, presentaremos una descripción del rango de utilidad completo de esta herramienta para que los profesionales de la salud que están evaluando la utilización de la terapia de Vapotherm con sus pacientes puedan tomar una decisión basada en la información y el conocimiento.

Una alternativa cómoda y sin mascarilla a la respiración mecánica no invasiva con presión positiva (NiPPV)

La terapia de Vapotherm es una NIV Mask-Free™ para pacientes con respiración espontánea y es una alternativa viable de la NiPPV (p. ej. BiPAP®).1 Logra la oxigenación y la ventilación de apoyo mediante la purga a alta velocidad del gas espiratorio final del paciente, lo que permite diferenciarla de las modalidades de respiración mecánica con presión.2 Este mecanismo convierte a los espacios nasales, orales y faríngeos en una reserva de gas óptimamente acondicionado2 y disminuye de manera significativa el esfuerzo respiratorio.1,3,4 Además, como la terapia de Vapotherm es un sistema abierto sin presión, puede disminuir el riesgo de barotraumatismo, que es frecuente con la NiPPV. Es una herramienta que permite brindar asistencia en la gran variedad de enfermedades respiratorias que presentan los pacientes con respiración espontánea, y es apta para pacientes de todas las edades.1,5,6,7

Conformidad del paciente

La terapia de Vapotherm es una forma de NIV; pero su sistema y diseño abierto ofrecen varios beneficios de comodidad y tolerancia para el paciente, que tradicionalmente se asocian a los dispositivos de alto flujo. La interfaz es una cánula suave y suelta que le permite al paciente comer, beber, tomar los medicamentos orales y comunicarse tranquilamente con los profesionales de la salud. Lo tolerancia a la interfaz es buena, no precisa gran instrucción para el paciente y es una alternativa interesante a las interfaces con mascarillas que requieren de un cierto tiempo de colocación y ajuste. Gracias a este conjunto de características, los pacientes pueden sentirse muy cómodos con la terapia y los profesionales de la salud podrían reducir el tiempo de atención de los casos complejos. Además, la falta de un cierre hermético en la interfaz reduce el riesgo de sufrir heridas por presión, en comparación con las modalidades NiPPV.8

Movilización de las secreciones a través de una humidificación óptima

La terapia de Vapotherm aporta vapor con calidad médica y humidificación óptima que ayuda a movilizar las secreciones que aparecen en las infecciones respiratorias, como la neumonía. El sistema utiliza una tecnología de filtración por membranas, contrariamente a un humidificador de agua. Un tubo de salida de agua caliente recubierto permite mantener estable la temperatura del gas hasta que lo recibe el paciente. Este diseño no solo reduce al mínimo el control de la condensación, sino que también administra el gas humidificado al paciente para humidificar de manera efectiva la mucosa de las vías respiratorias, lo que es importante para mantener la salud mucociliar.9

Proceso de desinfección rápido y optimización del flujo de trabajo

La desinfección rápida del equipo siempre es importante en el entorno hospitalario, pero se cobra aún más relevancia cuando los profesionales de la salud atienden a grandes cantidades de pacientes. La terapia de Vapotherm emplea un circuito desechable y de uso único para el paciente. Cuando el paciente termina el tratamiento, el circuito se desecha, y el dispositivo puede desinfectarse y estar listo para usar en menos de cinco minutos. Además, el circuito para el paciente tiene capacidades de distribución de fármacos en aerosol, lo que permite que los profesionales de la salud tengan opciones en el tratamiento y disminuye el contacto con las secreciones del paciente.

Esta sola herramienta ofrece continuidad de la atención médica. Con la terapia de Vapotherm, los profesionales de la salud pueden tratar a los pacientes con enfermedades respiratorias agudas que presentan respiración espontánea, lo que tradicionalmente habría requerido de la NiPPV, ya fuera que los pacientes precisaran oxigenación o respiración mecánica.1 Disponer de una herramienta tolerable para este conjunto de enfermedades respiratorias reduce la necesidad de intercambiar las modalidades según los cambios en la condición del paciente.

¿Cuál es el riesgo de la transmisión nosocomial?

Al igual que sucede con todas las infecciones virales, es sumamente importante prevenir la transmisión durante el tratamiento. La situación se desarrolla con rapidez, y las organizaciones y las instituciones de la salud están comenzando a publicar recomendaciones tempranas para la prevención nosocomial. En algunas recomendaciones, se sugiere tener cuidado con el uso de dispositivos de alto flujo y NIV y se favorece la intubación10, mientras que, en otras, se alienta a que los profesionales de la salud se planteen la intubación de pacientes, ya que cuando se coloca a un paciente en respiración mecánica, se necesitan niveles elevados de supervisión y control del paciente.11

Hasta el momento, se desconoce el riesgo de transmisión del virus a través de la terapia de Vapotherm. Uno de los motivos por los que no aumentaría la transmisión es que el dispositivo opera en un flujo máximo de 40 l/min. Solo a título comparativo, la tos normal de un adulto alcanza flujos de entre 360 l/min y 400 l/min.12 Si desea conocer más planteamientos sobre el tema, lea este documento.

Referencias

1. Doshi, Pratik et al. High-Velocity Nasal Insufflation in the Treatment of Respiratory Failure: A Randomized Clinical Trial. Annals of Emergency Medicine, 2018. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29310868
2. Dysart K, Miller T, Wolfson M, Shaffer T. Research in high flow therapy: Mechanisms of action. Respiratory Medicine. 2009; 103: 1400-05.
3. Spivey S, Ashe T, Dennis R, Graham R, Melton B, Crot S, Ellis T, McCarl T, Miller J, Anderson S, Green T, Dunlap C, Kolnsberg M, Miller T. Assessment of high flow nasal cannula therapy use in the emergency department setting: observations of practice across four systems. Respiratory Therapy. 2015: 10(1); 30-4.
4. Atwood C, Miller T, McMillan N, Hartwig K, Camhi S, Schweikert H. Effect of high flow highly humidified air via nasal cannula on respiratory effort in patients with advanced COPD. 2011 Oct; 10(4).
5. Lavizarri A, Colnaghi M, Ciuffini F, Veneroni C, Musumeci S, Cortinovis I, Mosca F. “Heated, humidified high-flow nasal cannula vs nasal continuous positive airway pressure for respiratory distress syndrome of prematurity – a randomized clinical noninferiority trial.” JAMA Pediatr. 2016 Aug 8.
6. Kugelman A, Riskin A, Said W, Shoris I, Mor F, Bader D. A randomized pilot study comparing heated humidified high-flow nasal cannulae with NIPPV for RDS. Pediatric Pulmonology, 2014 Mar 12; 50(6) 576-83.
7. Collins C, Holberton J, Barfield C, Davis P. A randomized controlled trial to compare heated humidified high-flow nasal cannulae with nasal continuous positive airway pressure postextubation in premature infants. J Pediatrics. 2013 May; 162: 949-54.
8. Black J, Kalowes P. Medical Device-Related Pressure Ulcers. Chronic Wound Care Management and Research Volume 3; 29 August 2016 Volume 2016:3 Pages 91—99.
9. Williams R, Rankin N, Smith T, Galler D, Seakins P. “Relationship between the humidity and temperature of inspired gas and the function of the airway mucosa.” Critical Care Medicine. 1996 Nov;24(11):1920-9.
10. Cheung JC-H, Ho LT, Cheng JV, Cham EYK, Lam KN. Staff safety during emergency airway management for COVID-19 in Hong Kong. The Lancet Respiratory Medicine. 2020.
11. Farkas, Josh. “Covid-19.” The Internet Book of Critical Care. 2020, Mar 2. Last Accessed: March 5, 2020 https://emcrit.org/ibcc/COVID19/
12. Mellies, Uwq and Christof Goebel. “Optimum Insufflation Capacity and Peak Cough Flow in Neuromuscular Disorders.” Annals of the American Thoracic Society. Volume 11, Issue 10. 2014. https://doi.org/10.1513/AnnalsATS.201406-264OC
2020-06-30T11:37:23-04:00Mar 10|Vapotherm Blog|
Go to Top